Iguazú: fuerza natural

No hay nada para un viajero como llegar a un lugar que te hipnotiza, te hace sentir vivo, y te invita a guardar la cámara de fotos durante un tiempo para disfrutar con su espectáculo. Las Cataratas del Iguazú, declaradas desde 2011 como una de las siete maravillas naturales del mundo, es uno de esos lugares. Situadas sobre el río Iguazú, que en guaraní significa "agua grande", hacen de frontera natural entre Argentina y Brasil. La reserva a la que pertenecen alberga una gran flora y fauna semitropical, por lo que caminar por los senderos y poder cruzarte en el camino de un coatí o un tucán, son incentivos adicionales a las propias cataratas, si es que hacen falta más.




[caption id="attachment_2500" align="aligncenter" width="610"]Cataratas de Iguazú Globellers Cataratas de Iguazú[/caption]

Visitamos el lado argentino, donde se encuentran el 80% de los saltos de agua, el otro 20% está en el lado brasileño. Además tuvimos suerte al llegar al comienzo de la primavera, la mejor época para ver las cascadas cargadas de agua lo máximo posible. Aunque el agua viene turbia y dicen que hay otras épocas del año en las que el agua es cristalina, no llevan tantísima agua como entonces. Una gran pasarela sobre el río, conduce a la parte superior de la mayor y más caudalosa de las cascadas, "La garganta del diablo". El nombre es fácil de entender cuando te encuentras a escasos diez metros de ella, por la forma semicircular de la caída, la violencia con la que se precipita el agua, el rugido y la bruma que genera. Ni siquiera se llega a ver el fondo, una gran nube de agua emerge como si fuera humo de una gran caldera. Pero mucho más refrescante, claro.

[caption id="attachment_4287" align="aligncenter" width="407"]Cataratas de Iguazú Globellers Cataratas de Iguazú[/caption]

Y cuando ya se han visto las cataratas desde todos los ángulos posibles, lo mejor es aventurarse en una de las embarcaciones que se aproximan a ellas y vivir una divertida experiencia. Nos enfundamos unos chubasqueros, y el capitán después de estar parado unos minutos frente a las cascadas para que pudiéramos contemplarlas, metió la directa hacia las caídas y nos dimos un buen remojón, vamos, salimos del barco como si acabáramos de salir de una piscina. Pero la sensación de ver y sentir la fuerza de la naturaleza representada en aquella inmensa avalancha de agua tan cerca de nosotros, fue inolvidable.

[caption id="attachment_4288" align="aligncenter" width="610"]Cataratas de Iguazú Globellers (2) Cataratas de Iguazú[/caption]


[button link="http://www.globellers.com/viajar/argentina/" color="silver"] Viajar a Argentina[/button]


[button link="http://www.globellers.com/viajar/brasil/" color="silver"] Viajar a Brasil[/button]

Share on Google Plus

Sobre Globellers

8 blogueros y una misma pasión: #viajar. Desde 2013 llevándote a recorrer el mundo por cientos de destinos a un click.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario