Postal desde Cracovia, Polonia

Al sureste de Polonia, se encuentra uno de los pueblos medievales más bonitos y mejor conservados del país: Cracovia (Krakow). No en vano, se trata de una ciudad cuyo casco antiguo forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.


Bien conocido por los turistas en épocas veraniegas y temporada alta, momento en el que el número de viajeros que acuden a conocer esta joya polaca es bastante importante, lejos de perder encanto o decaer en invierno con ese temido frío nórdico, la estampa que me ha mostrado la ciudad no podía ser más interesante.




[caption id="attachment_4459" align="aligncenter" width="640"]Cracovia, Polonia Cracovia, Polonia[/caption]

Partiendo desde el barrio judío (donde me encuentro alojada) o barrio de Casimi, que antaño alojó a una próspera comunidad judía que, como ya sabéis, fue masacrada por las tropas alemanas en tiempos de Hitler, hoy en día la zona está reviviendo un pequeño auge tras el completo abandono al que se vio abocada tras la II Guerra Mundial.  Así, están apareciendo nuevos restaurantes, galerías de arte y pubs que conviven con sinagogas y los antiguos edificios que se conservan.


Impresión es lo que se siente cuando uno se adentra en la Plaza del Mercado, la plaza medieval más grande de Europa. Sus bellos edificios me han dejado boquiabierta: el mercado de los paños (del siglo XVI) bajo el que se asienta el museo histórico de la ciudad, la torre del Ayuntamiento o la iglesia de la Asunción (con un retablo que hará las delicias de cualquier aficionado al arte). Pero es en estas fechas cuando adquiere un color especial, un bullicioso ajetreo otorgado por los numerosos puestos navideños que allí se instalan o por tradiciones tan coloridas como el concurso de belenes (al que los lugareños presentan verdaderas obras de arte).


Callejear por el casco antiguo de la ciudad se convierte en una verdadera delicia y en el paseo inevitablemente te toparás, seguro, con alguna de las muchas iglesias que pueblan la ciudad... Y es que la influencia de la religión católica en la ciudad es innegable: existen rutas tematizadas en torno a la figura de Karol Wojtyly, más conocido como el Papa Juan Pablo II que estudió aquí y más tarde se convirtió en arzobispo y cardenal de Cracovia (antes de dar comienzo su pontificado y trasladarse a Roma).


Aunque también se puede seguir la huella que dejaron en la ciudad otros famosos polacos  como Nicolas Copérnico.


El castillo de Wawel, situado a lomos de una colina homónima, acogió desde el siglo XI al XVII a la monarquía polaca y aún hoy llama la atención por su asombroso estado de conservación.


Para terminar la jornada he tenido ocasión de visitar las minas de sal de Wielizcka, que también son Patrimonia de la Humanidad por la Unesco y qué decir... simplemente que son impresionantes.




[caption id="attachment_4457" align="aligncenter" width="640"]Cracovia, Polonia Minas de sal cerca de Cracovia, Polonia[/caption]


[button link="http://www.globellers.com/viajar/polonia/" color="silver"] Viajar a Polonia[/button]

Share on Google Plus

Sobre Globellers

8 blogueros y una misma pasión: #viajar. Desde 2013 llevándote a recorrer el mundo por cientos de destinos a un click.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario